Los planes iniciales para un rascacielos de 254 metros de altura, el llamado Paddington Pole, se cancelaron en febrero de 2016 ante la oposición local.

 

Estos han sido reemplazados por un edificio de oficinas con forma de Cubo, este edificio de uso mixto de 17 pisos flotará sobre la planta baja. Una combinación equilibrada de restaurantes, bares, cafés y tiendas animarán los niveles de Street y Concourse. El proyecto Paddington apunta a transformar un sitio descuidado y de baja calidad en una puerta de entrada de clase mundial a una de las estaciones más históricas de Londres.

 

En el centro de esta transformación estará una gran plaza nueva formada por la unión de London Street con la rampa de llegadas de la estación anteriormente inadecuada.

Bajo tierra se creará una sala de boletos nueva y mucho más amplia, a la que se accederá desde la plaza y que proporcionará una entrada visualmente dinámica y espaciosa en la estación de metro combinada de las líneas Bakerloo y District & Circle.

Cuando estés parado en la Plaza frente a la estación, mirarás hacia arriba y verás una pantalla cuadrada de más de 50 por 50 metros, que expresa la geometría del cubo. Esta pantalla es la fachada de doble revestimiento del edificio de oficinas para proteger las persianas venecianas de protección solar. Este sistema hace que el edificio sea altamente eficiente para ahorrar energía y brindar luz natural para penetrar profundamente en los pisos de las oficinas.

El desarrollador Irvine Sellar y el arquitecto Renzo Piano Building Workshop (RPBW), el equipo detrás de The Shard at London Bridge, también son responsables de los planes de Paddington, junto con Great Western Developments (GWD).